Blog

inspección de instalaciones eléctricas de baja tensión
inspección de instalaciones eléctricas de baja tensión

Inspección de instalaciones eléctricas de baja tensión

La normativa que regula en el territorio español la inspección de instalaciones eléctricas de baja tensión es el Real Decreto Ley 842/2002 del 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento electrotécnico para baja tensión y sus instrucciones técnicas complementarias. Esta normativa se aplica a las instalaciones que distribuyen la energía eléctrica, a las generadoras de electricidad para consumo propio y a también a las receptoras, con el límite de tensión nominal de 1.000 voltios en corriente alterna y 1.500 voltios en corriente continua.
Este reglamento es de aplicación tanto a las nuevas instalaciones, así como a las modificaciones de importancia y ampliaciones de las existentes.

Inspecciones iniciales:
Deberán ser objeto de una inspección inicial las instalaciones ejecutadas, sus ampliaciones o modificaciones de importancia, previamente documentadas ante el órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente siguientes:

• Instalaciones industriales que precisen proyecto, con una potencia instalada superior a 100 KW.
• Instalaciones de Locales de Pública Concurrencia.
• Locales con riesgo de incendio o explosión, de clase I, excepto garajes de menos de 25 plazas.
• Instalaciones en locales mojados con potencia instalada superior a 25 KW.
• Piscinas con potencia instalada superior a 10 KW.
• Instalaciones en quirófanos y salas de intervención.
• Instalaciones de alumbrado exterior con potencia instalada superior a 5 KW.

Inspecciones periódicas:
Serán objeto de inspecciones periódicas, cada 5 años, todas las instalaciones eléctricas de baja tensión que precisaron inspección inicial según el punto anterior, y cada 10 años, las instalaciones comunes de edificios de viviendas con una potencia instalada superior a los 100 kW.
El Organismo de Control correspondiente encargado de realizar estas inspecciones deberá emitir un Certificado de Inspección en el que se reflejen los resultados obtenidos de la misma, relacionando los defectos encontrados si los hubiere, la clasificación, así como la calificación de la inspección realizada, pudiendo esta ser:
• Favorable. No se habrá determinado ningún defecto grave o muy grave. Pueden haberse detectado defectos leves, los cuales el titular deberá subsanar antes de la próxima inspección.
• Condicionada. Cuando se detecta al menos un defecto catalogado como grave o leve procedente de otra inspección anterior que no se ha subsanado.
– Las instalaciones nuevas no podrán tener suministro eléctrico hasta que no se proceda a corregir los defectos encontrados y se obtenga calificación favorable.
– A las instalaciones en servicio se les fijará un plazo de 6 meses para poder corregir el defecto encontrado. Si no se hubiera subsanado la falta en ese periodo de tiempo, se remitirá certificado con calificación Negativa al órgano correspondiente.
• Negativa. Cuando se observa al menos un defecto muy grave.
– Las nuevas instalaciones no podrán entrar en servicio hasta que no se hayan corregido los defectos encontrados y se pueda obtener la calificación favorable.
– A las instalaciones en funcionamiento se les emitirá Certificado negativo que se enviará de inmediato al Organo competente de la Comunidad Autónoma que le corresponda.

Accede PINCHANDO AQUÍ a Proyectos de Instalaciones Eléctricas de B.T.

Fuente: Plantillea

Almacenamiento de Productos Químicos en Recipientes Móviles
Autoconsumo eléctrico. El final del impuesto al sol empieza en Murcia.

Artículos relacionados

¿Quieres recibir todas las novedades de Plantillea?

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras publicaciones y ofertas especiales.